1

Cómo utilizar Search Console de Google

Search Console

 

En este post queremos explicarte cómo utilizar Search Console (un software gratuito de Google) y sus funciones más importantes. Aprenderás a descubrir problemas en tu web que pueden afectar gravemente a tu posicionamiento y a la experiencia de tus usuarios.

 

Si no la conocías, debes saber que Search Console te puede enseñar cómo ve tu web Google y notificarte incidencias: enlaces rotos, errores, malware, etc. Si tienes una web y aún no tienes cuenta, deberías abrirte una ahora mismo. ¿Por qué? Porque así podrás comprender mejor el modo en que Google rastrea, analiza e indexa. Y dejar de volar a ciegas. Aquí tienes un vídeo que resume todo esto:

Por cierto, Google Search Console es el nuevo nombre de las Herramientas para Webmasters de Google, que quizá te suenen más. Google decidió cambiar el nombre en mayo de 2015 tras comprender que el término “webmaster” tan sólo representaba a una pequeña parte de los usuarios: programadores aficionados, pequeños comerciantes, especialistas en SEO, expertos en marketing, diseñadores, etc. Con este cambio de nombre, la herramienta ya no suena tan técnica y resulta más inclusiva.

Empieza por iniciar sesión en Google

Si no tienes una cuenta de Google, es el momento de crearla. Ve a www.google.es y haz clic en “Iniciar sesión”. En la siguiente pantalla, haz clic en “Crear una cuenta” e introduce tus datos. Cuando termines no solamente tendrás acceso a Search Console, sino también al resto de aplicaciones de Google: Gmail, Google Drive, Google+, etc.

A continuación, verifica la propiedad de tu web

Tras iniciar sesión en tu cuenta de Google, navega hasta esta URL: https://www.google.com/webmasters/tools/home?hl=es, introduce la URL de tu web o app y haz clic en “Añadir propiedad”. A continuación, y para poder acceder al panel de herramientas de Search Console, debes verificar la propiedad de la web correspondiente, es decir, proporcionar a Google una forma de confirmar que esta web o app realmente te pertenece a ti.

Métodos de verificación

Como puedes ver en la imagen anterior, puedes demostrar que eres el titular de la web utilizando distintos métodos:

  • Subiendo un archivo HTML de Google a tu web (es el método que recomienda Google). Para utilizar este método, debes poder subir archivos nuevos a tu servidor. Cuando termines, haz clic en “Verificar”.
  • Utilizando Google Analytics, si es que usas esta herramienta y tienes permisos como administrador. Probablemente sea el método más sencillo, porque solamente tienes que elegir la opción y hacer clic en “Verificar”. ¡Listo! Si no tienes Google Analytics, sigue leyendo.
  • Añadiendo una etiqueta HTML a la página principal de tu sitio, para lo que debes tener acceso a su código. Simplemente, se trata de copiar la línea de código que te indica Google en la caja sombreada (empieza siempre por <meta name=) y, a continuación, introducirla en la cabecera (la sección <head>, que va justo antes de la primera etiqueta <body>) de la página principal de tu sitio web. Cuando hayas guardado estos cambios, haz clic en el botón rojo que dice “Verificar”.
  • Modificando los registros DNS del dominio de tu web. Para hacerlo, sigue las instrucciones que te indica Google. Si eres cliente nuestro, puedes hacerlo fácilmente desde tu panel de control de cliente. Si tienes alguna duda, no tienes más que preguntarnos. Una vez más, cuando hayas terminado deberás hacer clic en “Verificar”.
  • Utilizando la cuenta de Administrador de etiquetas de Google, siempre y cuando cuentes con permisos de administración. Si es tu caso, solo tienes que marcar esta opción y hacer clic en el botón “Verificar”.

En algunos sitios recomiendan verificar la URL de tu web con y sin “www” delante, para garantizar la notificación de todos los posibles errores y problemas. También recomiendan verificar la web utilizando más de uno de los métodos que acabamos de explicar, por el mismo motivo. Además, si tu sitio tiene versiones con http:// y https://, debes añadir las dos como sitios independientes.

 

Por si acaso recibes algún error durante el proceso de verificación de la propiedad de tu sitio, aquí tienes un artículo de ayuda en el que te indican los posibles problemas que pueden darse y sus soluciones.

Empieza a utilizar Google Search Console

Cuando hayas completado el proceso de verificación, podrás iniciar sesión y empezar a sacarle partido a tu nueva cuenta de Search Console. Ten en cuenta que lleva un cierto tiempo recopilar todos los datos, así que puede que durante los primeros días tu cuenta no contenga demasiada información. Para aprovechar este tiempo, puedes realizar otras tareas de optimización para buscadores, como crear un sitemap que ayude a Google a entender e indexar mejor el contenido de tu web.

 

Siempre que quieras acceder a Search Console, inicia sesión y haz clic en el nombre de la web o app que has añadido. Una vez dentro, el menú de la izquierda te permitirá acceder a las distintas herramientas e informes.

 

1. Aspecto de la búsqueda

Como su propio nombre indica, esta sección sirve para ver cómo puede aparecer tu sitio en los resultados de búsqueda. También te ayuda a obtener más información sobre los cambios de contenido o de estructura necesarios para influir en cada posible elemento.

 

Para acceder a esta información, haz clic en el icono con la “i” que hay junto a “Aspecto de la búsqueda” en el menú lateral y haz clic en cualquiera de los elementos anteriores para ver un resumen. Ten en cuenta que la apariencia que muestre tu enlace entre el resto de resultados va a tener un efecto en el porcentaje de clics que va a recibir, así que haz examina bien ese resumen por si puedes realizar alguna mejora.

 

Los elementos que verás obligatoriamente van a ser el título, una descripción y la URL. Otros posibles elementos (que no tienen por qué ser relevantes en tu caso) son: enlaces de sitio, rutas de exploración, búsquedas dentro de un sitio y fragmentos enriquecidos de eventos y productos.

 

Datos estructurados

Esta sección te muestra la información estructurada que Google ha encontrado en tu web. También te indica si hay algún error de marcado que pueda impedir que se muestren los fragmentos enriquecidos (u otros elementos). Hay dos tipos de errores de marcado que se pueden dar: que en un fragmento enriquecido te falte un campo necesario o que falte la mejor/peor puntuación.

 

Para llegar a esta página tienes que hacer clic en “Aspecto de la búsqueda” y, a continuación, en “Datos estructurados”. Para cada tipo de datos, podrás ver:

  • la cantidad de URL de tu web que contiene este tipo de datos.
  • la cantidad de datos de este tipo en total, en toda tu web.
  • la cantidad de estos datos que tiene algún error.

Puedes descargarte el informe para solucionar cualquier problema que haya. Si utilizas la herramienta Herramienta de pruebas de datos estructurados de Google, podrás indicar cada página en la que haya algún error de marcado y recibir sugerencias para solucionar esos problemas.

 

Marcador de datos

¿Tu sitio contiene datos estructurados como, por ejemplo, eventos? Puedes utilizar el marcador para etiquetar los datos (nombre, ubicación, fecha, etc.) de esos eventos y así, la próxima vez que Google lo rastree, los datos de los eventos estarán disponibles para los fragmentos enriquecidos de las páginas de resultados de búsqueda. De este modo, tus fragmentos serán mucho más atractivos para los usuarios.

 

Ahora bien, ten en cuenta que solamente podrás usar el marcador de datos en aquellas páginas a las que el robot de Google haya podido acceder hace poco. Si Google no puede rastrear algunas páginas, por ejemplo, porque se accede a ellas tras cumplimentar un formulario o tras iniciar sesión, no podrás hacer uso del marcador de datos para ellas.

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Aspecto de la búsqueda” y, a continuación, en “Marcador de datos”.

 

Mejoras de HTML

En esta página se recogen todos los errores que tengan los títulos y metadescripciones de tu web, por ejemplo, o el contenido duplicado que se haya encontrado (y que a Google no le gusta nada).

 

No es que estos errores impidan a Google rastrear o indexar correctamente el contenido de tu web, pero si los corriges es probable que mejore el posicionamiento de tu sitio, aumente el tráfico que recibes y se perfeccione la experiencia de usuario de tus visitas.

 

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Aspecto de la búsqueda” y, a continuación, en “Mejoras de HTML”.

 

Enlaces de sitios

Son los enlaces que se generan automáticamente y que pueden aparecer debajo de algunos resultados de búsqueda. Funcionan como atajos hacia páginas de la web que Google cree que pueden ser interesantes para el usuario. Aquí tienes el ejemplo de Trecebits: el primer enlace es el resultado principal y los otros son los llamados enlaces de sitio.

 

Enlaces de sitio de Trecebits

 

Para que Google decida utilizar tus enlaces como enlaces de sitio, deberás perfeccionar su calidad. Por ejemplo, el texto de anclaje y el texto alternativo de los enlaces internos tendrán que ser descriptivos y estar bien resumidos (y jamás estar duplicados).

 

Para llegar a este apartado tienes que hacer clic en “Aspecto de la búsqueda” y, a continuación, en “Enlaces de sitios”. En el cuadro de “resultados de la búsqueda” puedes introducir cualquier URL que no quieras que aparezca ante los usuarios como enlace de sitio específica (porque no la consideras adecuada o porque no es correcta), disminuyendo el nivel de la URL del enlace de sitio en el cuadro correspondiente. No hay garantías de que Google vaya a retirarla, pero en su ayuda de Search Console indican que es un indicador que tienen en cuenta.

 

2. Tráfico de búsqueda

Si estás familiarizado con Analytics, esta sección no presentará mayor misterio. Incluso se solaparán bastante las dos herramientas. “Tráfico de búsqueda” sirve para saber de dónde vienen tus visitas, qué webs enlazan a la tuya, etc.

 

Análisis de búsqueda

La sección “Análisis de búsqueda” es uno de los informes más útiles de Search Console, porque te muestra las consultas que se han introducido en Google y que han dado tu web como resultado. También te muestra las páginas de tu sitio que se han visualizado más en los resultados y compara los promedios del periodo que selecciones (por defecto, los últimos 30 días).

 

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Análisis de búsqueda”.

 

Enlaces a tu sitio

Visualiza las webs que te enlazan con mayor frecuencia, el texto de anclaje más habitual y las páginas de tu sitio con mayor número de enlaces externos. Puedes hacer clic en cada uno de estos elementos si quieres ver más información. Hay otras páginas (como ahrefs, que seguro que te suena) que también analizan los enlaces que consigue tu web; lo malo es que suelen ser de pago.

 

Otro truquillo para conocer los enlaces a un sitio web es realizar una búsqueda en Google con el operador “link:”. Por ejemplo, la búsqueda [link:youtube.com] mostrará las páginas web que contengan enlaces a YouTube (ojo, no dejes ningún espacio entre “link:” y la URL que te interese).

 

Para llegar a esta página tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Enlaces a tu sitio”.

 

Enlaces internos

Si en la sección anterior nos interesábamos por los enlaces externos, en este apartado de “Enlaces internos” podemos acceder a la información sobre las páginas de nuestra web que incluyen enlaces a otras páginas, también de nuestra web. Haz clic en la URL que te interese para ver la lista completa de enlaces.

 

¿Qué indican a Google estos enlaces? Pues la importancia relativa de cada página: cuantos más enlaces, mayor importancia. Si ves que una página poco importante cuenta con muchos enlaces internos, o viceversa, deberías revisar la estructura de enlaces de tu web.

 

Para llegar a esta página tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Enlaces internos”.

 

Acciones manuales

¡Muerte y destrucción! En esta página se recogen las acciones que ha tomado Google tras evaluar tu web de manera específica (más allá del algoritmo que lo hace automáticamente) y considerar que esta no sigue las directrices para webmasters al dedillo. Si notas que tu web no se muestra entre los resultados de búsqueda o que su posición ha empeorado considerablemente, ve a esta sección y comprueba si tienes alguna penalización.

 

En la mayor parte de los casos, la página estará en blanco. Si no lo está, puede que haya varias causas. Aquí tienes algunos ejemplos:

  • que tengas alguna página comprometida (es decir, hackeada).
  • que Google no considere que el contenido de tu web sea suficiente o de calidad.
  • que haya spam.
  • que tengas enlaces artificiales hacia o desde tu web.
  • que tengas redirecciones sospechosas.
  • que exista en tu web texto oculto o que uses demasiadas palabras clave.

Tendrás que resolver estos problemas y, después, solicitar que Google vuelva a revisar tu web directamente desde esta misma página de “Acciones manuales”.

 

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Acciones manuales”.

 

Segmentación internacional

Este informe está pensado por si tu web debe llegar a los usuarios de un país concreto que hablen un determinado idioma. Gracias a esta sección puedes asegurarte de que los resultados de búsqueda muestren el idioma adecuado y la versión de la página correspondiente a ese país. Si tienes un dominio territorial, como los .es, Google asociará tu web a España de forma automática.

 

Para llegar a esta página tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Segmentación internacional”.

 

Usabilidad móvil

Ya sabes que el diseño responsive tiene ahora relevancia para los resultados que se muestran a aquellos usuarios que realizan búsquedas en Google desde sus dispositivos móviles. Esta página te indica si existen errores en la optimización para móviles de tu web, así como visualizaciones de todas las páginas afectadas.

 

Algunos de los posibles errores son: tamaño de fuente pequeño, uso de Flash (la mayor parte de navegadores móviles no reproduce este contenido), ventana gráfica no configurada (indica a los navegadores cómo ajustar el tamaño para que se adapte a cada dispositivo), contenido que no se adapta correctamente a dicha ventana, elementos táctiles difíciles de pulsar porque están demasiado cerca unos de otros, etc.

 

Si quieres conocer si tu sitio web es complatible o incompatible con dispositivos móviles, puedes echarle un ojo a nuestras herramientas SEO gratis, o si lo prefieres, puedes utilizar la Prueba de optimización para móviles para comprobar si una web tiene un diseño adaptado a estos dispositivos.

 

Para llegar a este apartado tienes que hacer clic en “Tráfico de búsqueda” y, a continuación, en “Usabilidad móvil”.

 

3. Índice de Google

En esta sección se incluye el número de páginas de tu web que han sido indexadas por Google. También podrás eliminar cualquier URL que no te parezca adecuada.

 

Estado de indexación

Ven a esta sección para visualizar estadísticas sobre las URL que indexó Google durante el año anterior para ese sitio web. Ojo, si utilizas HTTPS para tener un sitio seguro pero tú solo has añadido a Search Console la versión de tu web que empieza por HTTP, tan sólo podrás ver las URL indexadas que empiecen por HTTP.

 

Tampoco podrás ver las URL bloqueadas desde el archivo robots.txt, las URL retiradas con la herramienta de eliminación de URL o aquellas para las que el usuario tenga que iniciar sesión (es decir, solamente aquellas páginas a las que el rastreador de Google pueda acceder).

 

Para llegar a esta página tienes que hacer clic en “Índice de Google” y, a continuación, en “Estado de indexación”.

 

Palabras clave de contenido

En esta sección podrás ver las palabras clave y variantes más significativas encontradas al rastrear tu web. La importancia de cada palabra clave refleja la frecuencia con la que se encuentra en tus páginas. Puedes hacer clic en cada una de ellas para ver ejemplos de páginas en las que se pueden encontrar, ordenadas con la frecuencia con la que aparecen.

 

Recursos bloqueados

Este informe incluye aquellos recursos que tienen el rastreo bloqueado, es decir, que no permiten que el robot de Google los utilice para procesar esas páginas en la búsqueda. Pueden ser imágenes enlazadas, CSS o archivos JavaScript, por ejemplo, ya que este tipo de archivos se suele añadir a las páginas web para que resulten atractivas y funcionales. Si deseas desbloquear algún recurso, en esta página puedes solucionarlo.

 

Eliminación de URL

Si quieres eliminar una URL para que deje de estar indexada de forma urgente y por un período temporal de aproximadamente 90 días, puedes utilizar la página de Eliminación de URL de Google (tendrás que ser el propietario del sitio, claro) para enviar una solicitud de eliminación. Antes de hacerlo, debes realizar una de las siguientes acciones:

  • retirar el contenido de tu web que no quieres que se indexe (imágenes, páginas o directorios enteros).
  • actualizar el contenido del sitio.
  • utilizar la metaetiqueta noindex para que la página deje de indexarse.

No te preocupes si cometes algún error, porque puedes cancelar la solicitud de eliminación en cualquier momento.

 

4. Rastreo

Errores de rastreo

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Rastreo” y, a continuación, en “Errores de rastreo”. Está bien que la visites de forma habitual porque aquí podrás ver si hay alguna URL que el robot de Google no haya podido rastrear correctamente o que le haya devuelto un código de respuesta de error (404, 403, etc.) durante los últimos 90 días.

 

Estadísticas de rastreo

La página Estadísticas de rastreo proporciona información sobre la actividad que ha realizado el rastreador de Google en tu web durante los últimos 90 días: número de páginas rastreadas, tiempo invertido en descargar su contenido y peso de dicho contenido. Por cierto, estas estadísticas tienen en cuenta todos los tipos de contenido, por ejemplo: archivos CSS, PDF, Flash y JavaScript, e imágenes.

 

Lo mejor es que estos los factores de tiempo de descarga y peso sean lo más reducidos que puedas, y que Google rastree el mayor número de páginas posible. Si es al contrario, te recomendamos que revises y corrijas el rendimiento de tu web.

 

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Rastreo” y, a continuación, en “Estadísticas de rastreo”.

 

Explorar como Google

Prueba tú mismo el modo en que Google rastrea o procesa una de las páginas de tu sitio web. Podrás ver si el robot consigue acceder correctamente, el modo en que la procesa y si se bloquea algún recurso de la página. En pocas palabras, la herramienta simula la ejecución de un rastreo real y te sirve para diagnosticar y depurar posibles problemas.

 

Como curiosidad, esta sección nació hace muy poquito: en mayo de este año, cuando se hizo el cambio de nombre de Google Webmaster Tools a Google Search Console. Fue una de las nuevas funciones que se añadieron a cambio de “molestar” a los usuarios con ese pequeño ejercicio de rebranding.

 

Para llegar a este apartado tienes que hacer clic en “Rastreo” y, a continuación, en “Explorar como Google”.

 

Probador de robots.txt

Justo lo que te imaginas. Esta herramienta te permite comprobar si el archivo robots.txt bloquea el acceso de los rastreadores a páginas específicas del sitio. Ve a “Rastreo” y, a continuación, haz clic en “Probador de robots.txt”. Haz los cambios en el archivo a través del editor de texto, desplazándote por el código para después añadir una extensión de la URL o ruta en el cuadro que aparece al final de la página. Selecciona el agente de usuario que quieras en el desplegable que hay a la derecha de ese cuadro y haz clic en el botón rojo “Probar”. ¡Listo!

 

Sitemaps

También es exactamente lo que su propio nombre indica. En esta sección puedes asegurarte de que Google recibe correctamente toda la información proporcionada en tu sitemap. Puedes utilizar el botón de la esquina superior derecha para añadir o probar tu sitemap y después comparar el número de páginas entregadas y páginas indexadas (tienes un resumen de todos los datos).

 

Además, puedes ver por ti mismo el modo en que recupera el buscador el sitemap a medida que realizas cambios en él.

 

Para llegar a esta sección tienes que hacer clic en “Rastreo” y, a continuación, en “Sitemaps”.

 

Parámetros de URL

Esta sección sirve para ayudar a Google a entender el propósito de los parámetros que utilizas en tu web (por ejemplo, el parámetro país para diferenciar las páginas que están destinadas a clientes de distintos países). Si estableces preferencias, puedes hacer que Google rastree las URL que incluyen esos parámetros e impedir que rastree contenido duplicado.

 

Para llegar a este apartado tienes que hacer clic en “Rastreo” y, a continuación, en “Parámetros de URL”. Haz clic en “Editar” junto al parámetro que quieras definir (si no se muestra, puedes añadirlo) y elige si es un parámetro activo o pasivo (si cambia el contenido que recibe el usuario o no). Si es pasivo, selecciona “No” en respuesta a la pregunta “¿Este parámetro cambia el contenido de la página que se muestra al usuario?” y haz clic en “Guardar”. Si es activo, haz clic en “Sí”, selecciona en el desplegable el modo en que influye en el contenido y después elige la opción que quieras para que Google rastree esas URL.

 

Problemas de seguridad

Si un día te encuentras con que Google advierte en los resultados de búsqueda en los que apareces que el contenido de tu web puede ser dañino, es probable que la seguridad de tu página haya sido comprometida. En esta sección podrás consultar todos los datos sobre el problema en concreto y averiguar cómo solucionarlo cuanto antes.

 

5. Otros recursos

Aquí tienes una lista de otras herramientas de Google que te pueden ayudar a gestionar tu web. De algunas de ellas ya hemos hablado en este post, pero otras son nuevas y merece la pena que les eches un vistado. ¿Ya las conoces todas?

 

6. Opciones adicionales

Si haces clic en el icono de rueda dentada (esquina superior derecha) podrás acceder a algunas opciones muy interesantes. ¡Echa un vistazo!

 

Configuración del sitio

Por ejemplo, en la sección “Dominio preferido” (también llamado dominio canónico a veces) podrás establecer si el dominio que prefieres lleva “www” delante o no. Ojo, debes verificar ambas versiones de la web para no tener ningún problema en este punto. ¿Por qué es útil esta función? Pues sirve para que Google tenga siempre en cuenta esa preferencia cuando muestre tus resultados o cuando siga un enlace.

 

Importante: Después de establecer tu dominio preferido, puedes realizar una redirección 301 para enviar ahí el tráfico del dominio no preferido. Así, los demás buscadores y los propios usuarios sabrán qué versión prefieres.

 

Cambio de dirección

Si en algún momento mudas tu web a un nuevo dominio, la herramienta de Cambio de dirección de Google te puede ayudar muchísimo. Estarás notificando ese cambio y recibirás ayuda para realizar todo el proceso necesario para que Google indexe las URL del nuevo dominio. Estos cambios siempre son delicados, pero de este modo minimizas el posible efecto que pueda tener sobre tu posicionamiento SEO.

 

Preferencias de Search Console

Podrás definir el idioma que prefieras y habilitar o deshabilitar las notificaciones por correo electrónico. Merece la pena que estén habilitadas porque de todos modos no recibirás más de un correo al día, normalmente. Puedes elegir el nivel de gravedad sobre el que quieres que se te notifique y la dirección de email que prefieras para ello.

En resumen, ¿cómo late tu web?

Las herramientas que te vas a encontrar en Google Search Console te pueden ser increíblemente útiles y, además, son 100% gratuitas. Aprende a utilizarlas poco a poco, añade cada nueva web a tu cuenta y, cuando empieces a recibir tráfico, podrás utilizar todas estas secciones para optimizar su rendimiento.

Hoy en día no puedes quejarte de no tener suficientes datos a tu alcance. ¿Qué tal ha sido tu experiencia con Search Console? ¿Tienes algún consejo o sugerencia que quieras compartir?

Andrea Barreiro

Andrea Barreiro

Andrea trabaja en Host Europe desde 2012. Es parte del equipo de marketing y supervisa la actividad en redes, el blog, actualiza la web, gestiona el email marketing y desarrolla otras iniciativas con nuestros clientes.

More Posts

Comentarios sobre "Cómo utilizar Search Console de Google"

  1. Pingback: 17 herramientas de marketing imprescindibles para tu negocio | Blog de Host Europe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *