2

¿Es mejor una web o una Página de Facebook?

Web o página de Facebook

 

Una vez convencidos de que las empresas necesitan estar en Internet, algunos se preguntan: «¿Para qué necesito una web cuando puedo tener una Página de Facebook gratis?» Al fin y al cabo, un hosting y un dominio propios conllevan un coste anual (aunque sea pequeñito).

 

Si alguna vez te has planteado esta pregunta o te la han formulado tus clientes, este post lo he escrito para ti. Voy a intentar exponer mi opinión sobre el tema teniendo en cuenta distintos puntos de vista, pero si quieres deja un comentario con tu perspectiva. ¡Me encantaría conocer ideas diferentes!

 

Empecemos por el principio…

¿Qué ventajas tienen las Páginas de Facebook sobre los sitios web?

Entre otras cosas, Facebook te ofrece:

  • Configuración rápida y gratuita de tu Página.
  • Acceso casi inmediato a un público global: casi 1.000 millones de personas se conectan a Facebook todos los días.
  • Una forma sencilla de subir tus contenidos a la red y compartirlos. Además, no tienes que comprometerte demasiado: el esfuerzo que vayas a invertir en tu Página es decisión tuya y dependerá de los objetivos que te marques.

En comparación, un sitio web va a necesitar un esfuerzo adicional:

  • Mantenimiento y actualización de sus contenidos, con las posibles dificultades técnicas que esto conlleva.
  • Mayor complejidad cuando más sofisticado sean su diseño y su funcionalidad.
  • Mayores costes, ya que tendrá que ser diseñado, configurado y actualizado.
  • Mayor esfuerzo de marketing para atraer tráfico, que hará necesaria una estrategia de marketing integral.

Entonces, ¿es mejor una Página de Facebook que una web?

Si crees que los 1.000 millones de personas que acceden a Facebook cada día son un montón, ni te imaginas las búsquedas que se realizan en Google en ese tiempo. Son unas 40.000 búsquedas por segundo, es decir, más de 3.500 millones de búsquedas diarias. Y es solamente un buscador de los muchos que existen.

 

Por lo tanto, yo creo que el alcance que puedes conseguir con una Página de Facebook es significantemente menor que el que puedes obtener a partir de los resultados de los buscadores. Tu web es el centro neurálgico de tu presencia online: donde obtienes información sobre tus visitas y clientes, donde consigues beneficios y donde concentras tus campañas de marketing.

 

Porque, piénsalo bien…

¿Cuál es la diferencia fundamental entre Google y Facebook?

Yo creo que son empresas con objetivos bien distintos:

 

– Google trata de ofrecer a sus usuarios un algoritmo que sitúe en lo alto de los resultados los contenidos más relevantes para la búsqueda que han realizado.

 

– Facebook, en cambio, se centra en las relaciones entre amigos, no entre clientes y empresas. Empezó como una red social para estudiantes universitarios, después permitió crear perfiles de empresa y, en la actualidad, está regresando a sus orígenes más personas. Todo lo que parezca pura publicidad, sin mayor valor para el usuario, va a tener un alcance más bien pequeño: Facebook tiene el control y su misión es que los usuarios se lo pasen bien cuando acceden a la red social, sin sentirse agobiados por demasiado contenido corporativo.

 

Por supuesto, el contenido que sí tenga valor, como los enlaces a tu web o a tu blog, y que no sea excesivamente promocional sí debería llegar a buen puerto (siempre y cuando utilices las fórmulas correctas).

¿Hasta qué punto puedes personalizar tu Página de Facebook?

Aunque puedes utilizar la imagen de tu marca en todos tus posts y creatividades y mantener la coherencia en todos tus mensajes, lo cierto es que tu Página de Facebook va a ser muy parecida a cualquier otra. Vas a tener grandes limitaciones para personalizar su estructura, que es un inconveniente que no tendrás si creas tu propia web. Allí podrás personalizar hasta la última coma para que refleje la personalidad de tu marca.

 

No se trata de ser injustos. A principios de septiembre de 2015, Facebook lanzó una serie de actualizaciones para sus Páginas para que las empresas tuviéramos más libertad. Se incluyeron nuevas secciones, un botón de llamada a la acción más grande y se mejoró la posibilidad de realizar modificaciones en la Página a través de un dispositivo móvil. Sin embargo, yo creo que aun con estas mejoras no han conseguido eliminar la necesidad de una web propia, única y personalizada. ¿Estás de acuerdo?

¿Cuánta información tienes realmente sobre tus seguidores de Facebook?

Lo habitual es que no tengas forma de disponer de sus datos de contacto, su correo o su teléfono. Solamente conocerás su nombre y tendrás su enlace a su perfil personal. Además, la herramienta analítica de Facebook ha mejorado con los años, pero sigue sin aproximarse a lo que puedes averiguar sobre las visitas y las conversiones que recibes en tu web a través de herramientas como Analytics.

 

Como no vas a poder hacer demasiado con esa información, tendrás que confiar únicamente en los algoritmos de Facebook para que hagan llegar tus mensajes al público que más te interesa. Si tienes tu propia web, puedes mantener una lista de correos, generar una base de datos y dormir bastante más tranquilo sabiendo que tienes toda esa información disponible.

 

Además, ten en cuenta el auténtico valor de las interacciones que recibes. Darle a Me gusta es bastante sencillo; en cambio, si alguien se inscribe en tu web con su email es que realmente tiene interés en lo que le ofreces. La calidad de esa conversión vale mucho más que cinco seguidores de Facebook que tan solo están ligeramente interesados.

¿Y qué pasa si Facebook decide que estás incumpliendo sus normas?

Facebook tiene sus propias reglas para los posts que publicas, los concursos que creas, etc. Si las incumples, podrías perder tu Página y todo el trabajo invertido en ella. En tu web puedes publicar el contenido que necesites siempre y cuando estés dentro de la legalidad.

 

Google puede penalizarte si utilizas técnicas de SEO “black hat” (o sea, si haces trampas), pero siempre podrás solucionar ese problema y volver a tu posición habitual. Conseguir otra oportunidad por parte de Facebook puede ser bastante más complicado.

¿Cómo puedes asegurarte de a quién haces llegar tus mensajes de Facebook?

Ya sabes que puedes crear tus campañas de publicidad en Facebook y elegir el grupo al que más te interesa alcanzar. Sin embargo, es complicado y algunas empresas no se deciden a dar el paso.
El problema es que, con una Página de Facebook estándar y sin implementar ninguna campaña de publicidad de pago, no todos tus seguidores van a ver todos tus posts. Ni mucho menos. Vas a tener que esforzarte muchísimo para conseguir llegar a un público numeroso.

¿Quieres que tu éxito dependa de una plataforma completamente ajena a tu empresa?

El problema de depender de Facebook para toda tu presencia online es doble: ni tienes control sobre la plataforma ni tienes un método de contacto sencillo con el que solucionar cualquier problema.

 

Me explico: si tienes un sitio web, puedes contratar a una empresa, a un autónomo o a un empleado de tu negocio para que lo programe y lo mantenga. Podrás dar tu opinión sobre el diseño, el contenido y las funciones que ofrece la web. Sobre lo que es importante o lo que no. Del mismo modo, si se da algún problema técnico en la web podrás recibir ayuda para solucionarlo.

 

Cuando no tienes web, sino únicamente una Página de Facebook, te falta control. No puedes más que adaptarte a cualquier cambio o actualización, te venga bien o no, ya que no participas de las decisiones que se toman. Tampoco tienes forma de contactar directamente cuando Facebook se cae o cuando una actualización no funciona como debería.

¿Es obligatorio elegir entre una web o una Página de Facebook?

Rotundamente, no. Lo que trato de explicar es que, en mi opinión, una Página de Facebook es un buen complemento para tu web, pero jamás un sustituto. El marketing en redes sociales es tremendamente útil y en este blog ya hemos tratado el tema más de una vez, por este motivo. Lo que sí creo es que merece la pena conocer las ventajas y los inconvenientes de una plataforma que, por lo demás, está tremendamente extendida y es fácil de usar.

 

Construye tu página web y trabaja en su posicionamiento SEO, utiliza Facebook para conseguir seguidores y más visitas a tu web, integra otros canales con los que conseguir más tráfico y haz crecer tu lista de suscriptores. Puedes utilizar los anuncios de Google y Facebook y una buena página de aterrizaje con una oferta atrayente.

 

En definitiva, el mejor uso que le puedes dar a Facebook pasa por hacerlo formar parte de una estrategia de marketing multicanal, más completa. ¡No elijas, combina!

En resumen

No hay nada tallado en piedra: desde aquí te animo a explorar lo que ha funcionado en proyectos similares al tuyo. ¿Qué les va mejor? Si una marca tiene una excelente presencia en Facebook, ¿cómo lo consigue?

 

Facebook puede ser la solución que buscas para echar a andar en Internet mientras diseñas tu página web. Debes saber que te faltará control sobre el aspecto y la estructura de tu Página y que no te será fácil resolver posibles problemas, pero te será muy útil para empezar a mostrar tu marca y a conectar con la gente a la que interesas.

 

Sin embargo, si lo que buscas es un control más cercano sobre tu imagen, tu marca, tu contenido y tus prioridades, yo te recomiendo que utilices Facebook como parte de tu estrategia, pero no como tu única herramienta. ¿Qué te parece?

Andrea Barreiro

Andrea Barreiro

Andrea trabaja en Host Europe desde 2012. Es parte del equipo de marketing y supervisa la actividad en redes, el blog, actualiza la web, gestiona el email marketing y desarrolla otras iniciativas con nuestros clientes.

More Posts

Comentarios sobre "¿Es mejor una web o una Página de Facebook?"

  1. David

    Es cierto que son herramientas complementarias, a la que añadiría Twitter, por ejemplo. No obstante, en mis años de experiencia como webmaster, te puedo decir que Google apenas ha tenido impacto en el número de visitas a mi web. Además, aún a riesgo de parecer un ignorante, me atrevería a decir que las técnicas de Search Engine Optimization, “son los padres”. Algunos dicen que son la panacea, pero desde que Google desactivó las “Google bombs” -una antigua técnica de posicionamiento ‘Black Hat’-, no veo que surtan efecto a corto plazo. Y claro, a largo plazo si te indexan, como te indexarían si no contratases a un experto en SEO, pero como no tengas contenido amplio y vistoso, no aparecerás en los primeros lugares.

    Lo más seguro en estos casos es utilizar AdWords.

    Por otra parte, Facebook, con sus pros y sus contras, es más cercano, más “fluido”. De hecho, conozco a gente del mundo del diseño que, en lugar de tener una web, tienen una cuenta en Facebook… y no les va mal (a los clientes les encanta la sensación de “proximidad”)

    De todas formas, como bien dices, son herramientas complementarias. Ese es el motivo por el que tengo un dominio, una cuenta en Facebook, y otra en Twitter. De ésta manera atraigo a todo el público potencial (a la espera de saber qué ocurrirá con Google+)

    Un saludo!

    D

    P.S. Os dejo dos links:

    Google bombs -> https://es.wikipedia.org/wiki/Google_bomb
    Adwords -> https://www.google.es/adwords/

    Responder
    1. Andrea BarreiroAndrea Barreiro Autor

      ¡Hola, David!

      Si no te importa que te pregunte, ¿cuáles son tus principales fuentes de tráfico? Es curiosidad, porque quien más y quien menos dependemos de Google para conseguir que nos encuentren :-)

      Estoy de acuerdo contigo en que sin contenido relevante y frecuentemente actualizado es imposible mantenerse en la parte alta de los resultados. Sin embargo, en mi opinión esto no quiere decir que el SEO sean los padres, sino que en la red habrá otras webs que estarán igual de bien optimizadas que la tuya (con títulos, metadescripciones, velocidad de carga correcta, etc.) pero que, al actualizarse más a menudo y conseguir más enlaces por su contenido interesante, aparecerán más arriba. Es decir, que en el SEO influyen un cúmulo de circunstancias y no basta con optimizar cada página una única vez: es necesario continuar publicando y compartiendo información nueva.

      Por otra parte, tienes razón en que AdWords es una gran opción siempre y cuando sepas utilizarlo y tengas disponible cierto presupuesto, pero yo creo que se pueden ahorrar costes en publicidad de pago si antes nos aseguramos de atraer la atención de las visitas con un contenido que les interese, ¿no crees? Una vez tenemos una web capaz de retener y de hacer volver a esas visitas, el dinero invertido en AdWords rinde muchísimo más.

      Yo creo que tu estrategia, la de tener una web y también presencia en las redes sociales más importantes, e invertir ocasionalmente en publicidad de pago, está perfectamente equilibrada y puede traerte mucho éxito. ¡Mucho ánimo! Y gracias por tu comentario :-)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *