1

Qué es el hosting web y para qué sirve

Hosting web

 

Si eres nuevo en esto del hosting web y de tener tu propio sitio, queremos contestarte a algunas de esas preguntas que seguro que te están viniendo a la mente. Vamos a empezar por el principio e ir avanzando hasta conceptos bastante complejos, pero no te preocupes: todas las explicaciones han sido pensadas para novatos. ¡Empezamos!

¿Qué es el hosting web?

Piensa en las carpetas y los archivos que almacenas en tu ordenador. Se guardan en el disco duro de tu equipo para que puedas acceder a ellos siempre que los necesites. Una página web es lo mismo que un documento de texto: necesita un ordenador donde almacenarse. Ahora bien, la diferencia es que el ordenador donde guardas tu web debe estar siempre encendido, porque quieres que se pueda acceder a ella en cualquier momento del día.

 

Para que tu web pueda estar disponible las 24 horas, el ordenador en el que se guarda tiene que ser muy superior al equipo que tienes en casa. También debe estar conectado a Internet a través de una red mucho más potente de lo normal. Estos ordenadores tan potentes son lo que conocemos como servidores (se llaman así porque “sirven” las páginas a los internautas cuando estos las solicitan).

 

Por lo tanto, denominamos hosting (alojamiento web) a ese servicio de almacenamiento de páginas web, permanentemente disponible y conectado a Internet. Podrías decir que las empresas de hosting alquilamos espacio: te proporcionamos el que necesitas para guardar tu página web en Internet y que todo el mundo la pueda ver en cualquier momento. El espacio web se mide en megabytes, igual que el espacio de tu ordenador.

¿Para qué sirve el hosting o alojamiento web?

Para tener tu página web siempre online, podrías conectar tu ordenador a Internet y tenerlo encendido todo el día, pero esto no resultaría muy práctico (imagina que se va la luz o que se estropea ese ordenador). Tu conexión a Internet casera tampoco sería suficiente para permitir que muchas visitas entraran en tu web al mismo tiempo.

 

Por eso existimos los proveedores de hosting. Tenemos servidores muy potentes para almacenar tu sitio web y los mantenemos conectados a Internet permanentemente a través de conexiones seguras y fuertes, lo que permite que acceda mucha gente a tu web de forma simultánea, sin que se produzca ningún error.

 

Si quieres tener una web propia, necesitarás un servicio de hosting, a menos que tengas fondos suficientes para comprar tu propio servidor y una conexión a Internet muy potente (lo cual es poco probable porque, créenos, resulta muy caro).

¿Qué tipos de hosting hay?

En Host Europe solemos decir que hay un servicio de hosting para cada necesidad. En función de si tu página web es un blog personal, una tienda online o la web corporativa de una empresa pequeña o enorme, necesitarás un servicio distinto.

 

Vamos a explicarte a grandes rasgos qué es lo que puedes necesitar en cada caso, pero si no estás seguro es mejor que contactes con el proveedor que hayas elegido. Las empresas como la nuestra contamos con expertos que podrán decirte sin mucho rango de error qué es lo que más te conviene.

 

Hosting compartido: Los planes de alojamiento web te ofrecen espacio en un servidor en el que compartes recursos con otros usuarios. Puedes tener varias páginas alojadas en el mismo plan de hosting. Tu servidor estará conectado y operativo de forma ininterrumpida y los técnicos del centro de datos (donde se encuentra el servidor físicamente) deberán supervisarlo día y noche para que todo vaya como la seda.

 

– Servidor virtual VPS: Un servidor virtual privado o VPS es un servidor físico dividido en múltiples máquinas virtuales independientes entre sí. Como el hardware es compartido, el coste de un servidor virtual suele ser significativamente inferior al de un servidor dedicado (físico). La mayor ventaja es que un VPS cuenta con recursos garantizados, que no tienes que compartir con nadie y que puedes utilizar como tú prefieras. Esto te concede más potencia y flexibilidad que un hosting compartido normal.

 

– Servidor dedicado: Es una máquina física, un ordenador, que se destina a un único cliente. Ese cliente es usuario absoluto de los recursos de ese servidor, desde el ancho de banda hasta el espacio en disco. Los dedicados son especialmente útiles para sitios web con un alto volumen de tráfico mensual o que necesitan hacer un uso especialmente intensivo de recursos de transferencia, flexibilidad y rendimiento.

 

– Servidor híbrido: Está a medio camino entre un VPS y un servidor dedicado, ya que combina la tecnología de virtualización con los recursos de hardware dedicados. Los híbridos son perfectos para proyectos que han crecido con el tiempo o que necesitan recursos adicionales de forma temporal, así como para usuarios con conocimientos más avanzados. Tienen un precio que, como el de los VPS, suele ser más asequible que el de un servidor dedicado.

¿Qué otros servicios me puede ofrecer una empresa de hosting?

Empresas de hosting

 

Cada empresa es un mundo, pero normalmente los proveedores de hosting te van a ofrecer también:

 

Registro y transferencia de dominios: Un dominio es el nombre de tu web. Por ejemplo, nuestro dominio es “www.hosteurope.es”. Es la dirección URL que tienes que introducir en tu navegador para llegar hasta nuestra página principal. Si vas a tener tu propia web, necesitarás elegir un buen nombre, registrarlo y renovarlo cada año para no perderlo. Si ya tienes un dominio, tu empresa de hosting debería permitirte transferirlo (tanto hacia ellos como desde ellos) si tú quieres.

 

Servicio de correo electrónico: Si no quieres tener tu propia página, pero sí te interesa tener un correo profesional como, por ejemplo, “nombre.apellido@tudominio.com”, necesitarás dos cosas: un dominio y un servicio de correo. El servicio de correo consistirá en un espacio en el que almacenar todos tus emails entrantes y salientes. También te permitirá descargarte estos correos a tu ordenador y acceder a través de una aplicación online desde cualquier ordenador del mundo (es lo que se conoce como “webmail”).

 

Casi todas las empresas de hosting del mundo te ofrecerán estos dos servicios, además del propio servicio de hosting web. Es posible que también te encuentres más productos. En Host Europe, por ejemplo, ofrecemos los siguientes:

 

Certificados de seguridad SSL: Los certificados de seguridad sirven para indicar a los internautas que es seguro realizar búsquedas, navegar y realizar compras en tu web. Incluyen el nombre de dominio, la fecha de caducidad del certificado e información sobre la autoridad responsable de la emisión del mismo. Cuando un navegador se conecta a un sitio seguro, recupera el certificado SSL del sitio y comprueba que todo sea correcto. Así tus visitas se pueden quedar tranquilas y navegar por tu web sin preocupaciones.

 

Herramientas SEO: ¿Sabías que la gran mayoría de los clics se hacen en uno de los 3 primeros resultados de Google? Cuanto más arriba estés, más fácil será que la gente haga clic en tu web. Por eso, algunos proveedores de hosting hemos añadido a nuestra oferta de productos algún tipo de herramienta para ayudarte a posicionar mejor en buscadores y conseguir más visibilidad y más tráfico.

 

Seguridad: Las herramientas de seguridad web que te ofrecemos algunos proveedores funcionan como el sistema de alarma de tu casa: saltan cuando se produce una situación fuera de lo normal y te envían una notificación para que sepas que algo ha ocurrido en tu web. Las nuestras analizan los archivos que componen tus páginas a diario para dar con cualquier elemento sospechoso.

 

CDN: Una CDN (Content Delivery Network) es, en pocas palabras, una red de servidores distribuidos por todo el mundo. Cada uno de esos servidores cachea (es decir, recuerda) el contenido estático de tu web: imágenes, archivos CSS, JavaScript, etc. Este tipo de archivos son los que ocupan la mayor parte del tiempo que tarda tu sitio en cargar. Cuando una visita quiere ver tu web, el servidor que tiene más cerca le entrega todo ese contenido estático, que viajará la distancia física más corta posible. Como resultado, el tiempo que tarda tu web en cargar se reduce y la experiencia del usuario es mejor y más rápida.

Volviendo al tema, ¿cómo elijo el mejor hosting para mí?

Existen varios factores importantes que debes valorar, pero la jerga propia de este sector es bastante técnica y esto hace que la gente se pierda. Vamos a hacerte un resumen para que entiendas en qué consiste cada uno de estos factores y puedas tomar la mejor decisión para tus proyectos.

 

Espacio web: Es el espacio en el servidor que el proveedor de hosting te va a ceder para que alojes tu sitio web. Puede variar mucho de una empresa a otra. En nuestro caso, nuestro hosting más pequeñito ofrece 25 GB de espacio.

 

Número de cuentas de correo: Te indica el número de direcciones de email distintas que vas a poder crear en tu plan de hosting. Normalmente, los planes más sencillos te permitirán entre 1 y 10 cuentas de correo.

 

Panel de control: Aunque no seas ningún crack de la informática, deberías poder hacer tú solo muchas cosas sin tener que contactar con tu proveedor de hosting. Para eso están los paneles de control, que son interfaces que facilitan la gestión de tu servicio y te permiten hacer modificaciones de forma sencilla.

La mayor parte de empresas te ofrecemos cPanel o Plesk, que son igual de buenos e intuitivos, pero otras tienen paneles de control creados por ellas. Tú eres el que tendrá que trabajar con la herramienta, de modo que si no es lo suficientemente buena tendrás problemas. Un consejo: si el panel que te ofrecen no es cPanel ni Plesk, pide una prueba gratuita antes de contratar nada.

Por si quieres hacerte una idea de cómo es un buen panel de control, aquí tienes un enlace a una demo de cPanel, que es la herramienta que te ofrecemos en los planes de hosting web de Host Europe: http://cpanel.com/demo/

 

Transferencia (o tráfico) mensual: Es un elemento que a priori puede resultar un poco confuso, pero es importante que lo tengas claro por si tu web empieza a levantar polvareda y a generar interés.

La transferencia mensual es la cantidad de datos que tu web puede transmitir a los usuarios en un mes. Por ejemplo, si una página pesa 10 kilobytes y la visitan 2 personas, necesitarás 20 kilobytes de transferencia. Si la visitan 10 personas, habrás utilizado 100 kilobytes de transferencia.

La llamamos “transferencia mensual” porque las empresas de hosting suelen permitirte una cantidad máxima al mes. En Host Europe preferimos que puedas crecer a tu ritmo sin marcarte ningún límite, así que todos nuestros planes de hosting tienen tráfico ilimitado. Por si acaso, aquí te damos más detalles sobre cómo funciona la transferencia mensual y cómo saber cuánta va a necesitar tu web.

 

Bases de datos (BBDD): También es muy importante que compruebes el número de bases de datos que podrás crear en un mismo plan de hosting compartido, ya que esta cantidad determinará el número de webs que podrás tener alojadas simultáneamente en un mismo servicio. Dependiendo del alojamiento web que contrates, ese número puede variar desde 1 única base de datos hasta bases de datos ilimitadas. ¡Fíjate bien!

 

Garantía de disponibilidad: Los proveedores de hosting solemos garantizar que tu web estará disponible al menos un 99,5% o un 99,99% del tiempo. Si no encuentras esta información en la web, es mejor que lo preguntes. Por supuesto, si tiene lugar un problema técnico por parte de la empresa y el tiempo de inactividad supera lo acordado, deberán reembolsarte la parte del importe abonado que corresponda.

 

Soporte técnico: La mayor parte de la gente considera que el soporte técnico es el factor más importante para elegir un buen hosting. Cuando tu web deja de estar disponible por motivo desconocido, lo que quieres es poder descolgar el teléfono y hablar con una persona de verdad (no con una máquina), con conocimientos técnicos y en tu propio idioma. Alguien que pueda averiguar qué está pasando y arreglarlo o, al menos, decirte qué es lo que tienes que hacer para conseguir que tu web vuelva a funcionar.

Por eso, antes de contratar un hosting es mejor que compruebes si te ofrecen un servicio de soporte 24 horas y en español. ¿Tienen soporte por chat? ¿Los teléfonos de contacto son gratuitos? ¿Cuánto tiempo suelen tardar en contestar a un ticket? ¿Subcontratan el servicio de soporte técnico a otra empresa?

Te darás cuenta de que cada proveedor de hosting es distinto. Para algunos el soporte técnico es nuestro principal valor, mientras que para otros es un añadido como cualquier otro. A no ser que seas un experto y te las puedas arreglar siempre tú solo, es mejor que te alejes de estos últimos.

 

Precio: Es importante que lo tengas en cuenta, pero mejor que no sea el factor decisivo. Recuerda que a veces lo barato sale caro y, por eso, agarrarte a la oferta más salvaje puede no ser siempre lo mejor. Esto es especialmente cierto si tu web es una fuente de ingresos para ti, porque entonces contar con un buen hosting será todavía más crucial. El soporte 24 horas y el hardware de calidad cuestan dinero, ¡recuérdalo! Nuestra recomendación es que primero consultes las características técnicas de distintos proveedores de hosting y DESPUÉS compares los precios de los que te interesan.

 

Servicios adicionales o extras: Identifica las prioridades de cada empresa de hosting: ¿en qué se diferencian de sus rivales?, ¿qué incentivo te dan para hacer su hosting más atractivo? Puede que tengan varios centros de datos en distintos países, que te ofrezcan instaladores en 1 clic para las aplicaciones más importantes, que te garanticen una dirección IP española, que te regalen dominios gratis o que tengan una buena garantía de reembolso. Encuentra al proveedor que te ofrece lo que necesitas o lo que consideras más importante.

¿Con qué tengo que tener cuidado al elegir mi alojamiento web?

Inconvenientes de algunos proveedores

 

Como con todos los servicios, ya sean online u offline, hay que tener mucho ojo con algunos inconvenientes que a veces solo vienen en la letra pequeña del contrato. Como te decíamos antes, el mundo del hosting maneja un vocabulario específico que a veces hace difícil entender todas las funcionalidades y saber si te están dando lo que has contratado. Por desgracia, algunas empresas se aprovechan de esta circunstancia, así que te vamos a explicar cuáles suelen ser los principales inconvenientes que debes evitar.

 

Suplementos por superar el tráfico mensual: Algunos proveedores te cobrarán un importe adicional si superas la transferencia mensual que tienes contratada. Estas cantidades deberán venir indicadas en el contrato, pero a menudo son exageradas en comparación con lo que pagas al mes por todo el servicio. Ten cuidado con estos proveedores y contrata con ellos solamente si sabes que la transferencia que te permiten es más que suficiente para tu consumo habitual.

 

Tasas ocultas por transferencia de dominios: Si te ofrecen transferir tus dominios a una empresa de forma gratuita, comprueba primero que no te cobrarán nada el día que te los quieras llevar a otra parte. No es una práctica común, ya que es muy poco ética, pero algunos proveedores continúan llevándola a cabo.

 

Titularidad del dominio: Por increíble que parezca, algunas empresas registran los dominios a su nombre en lugar de al tuyo. De este modo, la empresa (y no tú) figura como titular del dominio en cuestión. Asegúrate de que no sea el caso antes de contratar nada.

 

Ausencia de soporte técnico: Si eres novato en esto del hosting, vas a necesitar un buen soporte técnico. Cuando te pongas en contacto con la empresa, tendremos que darte una respuesta adecuada dentro de un plazo razonable, que es lo que diferencia a un buen soporte de uno malo. Lo ideal es que te ofrezcan distintas opciones de contacto: mail, teléfono y chat. Algunas empresas también contamos con nuestro propio foro en el que los clientes pueden plantear sus dudas y ayudarse entre sí.

¿Tengo que tener conocimientos técnicos para gestionar un hosting?

Por supuesto, tendrás mucho camino hecho si tienes conocimientos básicos. Sobre todo, te resultará muy útil saber manejarte con FTP, ya que es la forma más fácil de subir un sitio web a tu alojamiento. Sin embargo, si no tienes ni idea pero sí ganas de aprender cosas nuevas poco a poco, no tienes de qué preocuparte.

 

Con un buen panel de control como cPanel o Plesk la gestión del servicio es muy intuitiva. Algunos proveedores también te ofrecemos instaladores en 1 clic para las aplicaciones web más comunes, como WordPress, PrestaShop o Drupal, así que podrás configurarlas tú mismo en tu plan de alojamiento web de forma muy simple.

Ya tengo mi hosting, ¿cómo subo mi web a Internet?

Una vez ya tienes decidido el plan de alojamiento web que vas a contratar, tendrás que diseñar tu web (si es que aún no lo has hecho) y subirla a Internet. Parece muy difícil, pero como sabes hay miles de webs creadas por gente que nunca lo había hecho antes. ¡Tú también puedes!

 

Para conseguirlo, tienes 3 opciones fundamentales: utilizar un editor de HTML (como Adobe Dreamweaver, por ejemplo), un programa de creación de webs automático o una aplicación como WordPress, PrestaShop o Joomla, que suele ser la opción preferida por los principiantes.

 

Aquí tienes algunos posts que te serán de ayuda:

En resumen

Te hemos presentado muchos conceptos distintos y ahora ya conoces una buena parte de la jerga que solemos utilizar las empresas de hosting web. Esperamos haberte aclarado algunas dudas y no haberte asustado. Gestionar tu propio sitio, ya sea profesional o personal, es un reto muy gratificante. Cuando empieces, no querrás parar y te empeñarás en mantenerlo actualizado y en mejorarlo frecuentemente. ¡Ya verás!

 

¿Quieres que contestemos a alguna pregunta?: deja un comentario y te responderemos lo antes posible.

Andrea Barreiro

Andrea Barreiro

Andrea trabaja en Host Europe desde 2012. Es parte del equipo de marketing y supervisa la actividad en redes, el blog, actualiza la web, gestiona el email marketing y desarrolla otras iniciativas con nuestros clientes.

More Posts

Comentarios sobre "Qué es el hosting web y para qué sirve"

  1. Pingback: Servidor dedicado: 5 razones para contratarlo | Blog de Host Europe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *